Tipos de conductores, ¿quién eres al volante?

Tipos de conductores en la vía pública - DriVR

¡Identifica los tipos de conductores! Seguramente has visto que una persona se comporta en su vehículo totalmente diferente a como la observamos cuando está en su casa o caminando por la calle. En ocasiones el cambio es tal que hasta se ha caricaturizado, por ejemplo, en los remotos años 50, Walt Disney publicó un cortometraje animado donde Goofy se transformaba en un “monstruo” cada vez que tomaba el volante. No muy lejos de la realidad actual, seguimos observando a hombres y mujeres adoptar comportamientos que en diferente medida ponen en riesgo tanto a otros usuarios de la vía pública, como a sí mismos.

Conoce los tipos de conductores de vehículos

Sin embargo, preguntarnos cuáles son esos comportamientos o tratar de identificar cuáles son los tipos de conductores que existen y con quiénes interactuamos, es como tratar de identificar la personalidad de cada individuo, por lo que el abanico de posibilidades se vuelve numeroso. Sin embargo, existen patrones generales que podemos describir a continuación. Cabe mencionar que estos patrones están relacionados con la aceptación del riesgo por los conductores y es parte del aprendizaje que hemos desarrollado el equipo de DriVR. 

El novato

Como tal, este perfil se explica solo, y prácticamente se caracteriza por una deficiencia en la habilidad para el uso de comandos o controles, principalmente entre la pedalera y el sistema de transmisión (caso de vehículos manuales), poca o nula sensibilidad en su operación, por ejemplo, frenadas y aceleraciones muy bruscas, además la relación entre el espacio y la dimensión del vehículo es poca o nula, esto generará una oleada de proximidades exageradas con todo lo que le rodea. 

Adicionalmente, la valoración del riesgo estará “mal calibrada” por lo que algunas cosas le parecerán “exageradamente” riesgosas, mientras que otras, por el contrario, no las tomará en cuenta. Combinado esto con su falta de habilidad lo convierte en un peligro real para otros y para sí mismo.

El conductor novato lo seguirá siendo hasta después de un año de experiencia continua, pero, si durante ese lapso se mueve por un solo tipo de vía, entonces su rango de experiencia será limitado, es decir; que, si su práctica es constante solo en la Ciudad de México, será considerado novato al tomar la carretera a Tepoztlán, no importa si toma la cuota o la libre, ya que no tiene experiencia en ningún tipo diferente de vía al del entorno urbano. 

El rey

Es aquel que, a partir de 1 año de ininterrumpida experiencia conduciendo, incluso por diferentes configuraciones de vías, decide convertir esa experiencia en una herramienta que le da seguridad y una percepción (en la totalidad de los casos falsa) de superioridad a los riesgos que anteriormente veía como limitaciones, ponemos como ejemplo algunos de sus pensamientos y comportamientos más recurrentes:

  • Cree que el incremento de velocidad es controlable e incluso dominable, ni hablar de sus efectos, 
  • No se considera vulnerable ante la probabilidad de una colisión, 
  • Considera que romper una u otra regla de tránsito es una práctica inteligente y digna de alguien con mayor habilidad, 
  • Comienza a salir tarde de su lugar de origen,
  • Piensa menos en su trayecto, planear su ruta es cosa del pasado,
  • Revisar su vehículo, no es una actividad que le interese en realidad, deja todo a la agencia o al mecánico de su confianza, 
  • No cree importante mejorar la forma en como conduce y considera que entre más lejos se esté del volante mostrará más destreza y capacidad,
  • Las direccionales o cualquier otro tipo de señalización son inútiles y absurdas,
  • En un semáforo, el rojo puede ser un alto parcial,
  • Está convencido que hablar por teléfono mientras su vehículo está en movimiento no puede esperar, además, es una tarea sencilla, rutinaria y que es imprescindible hoy día,
  • Cree que conducir es una tarea que no tiene relevancia ante la llegada de mensajes en Whats, Face, Instagram, Telegram, porque “nada podría pasar”,
  • Se considera ejemplo para los demás, pretenderá “educar” a otros con un gesto o una frase que expongan su dominancia,
  • Creerá que la cortesía es una acción que resta dinamismo a su conducción, no la ofrecerá, pero cree que deberá aprovecharla si otro se la ofrece, es más, la exige,
  • Está convencido que los demás usuarios de la vía de tránsito deberán rendirse ante sus deseos, el derecho de paso se limita a pasar primero y posteriormente que los demás se las arreglen como puedan.

El solo conductor

De los tipos de conductores es el que se interesa por tener una mejor postura al conducir, se informa y trata de formarse, adquiere mayor habilidad, mejor técnica y en cierta medida mayor consciencia sobre los riesgos en su conducción. En ocasiones es temerario, pero rápidamente se percata de ello, se sobrepone y se dice a sí mismo que no rebasará sus propios límites, está genuinamente interesado por su vida y también de la de los demás, por lo que ejecutará mecanismos preventivos, aunque también sabría como reaccionar en caso de alguna emergencia, o al menos tiene una noción más clara que el “rey” al respecto. Trata de ser técnicamente correcto.

El tema con este conductor, es que aún no se asume como parte de un sistema vial, aún se cuestiona y reprueba el tránsito en otro medio de transporte incluso no motorizado, tal como la bicicleta, preferiría espacios más amplios para su vehículo, tiempos más prolongados en los semáforos que le beneficien, desea que las velocidades legales se incrementen para que pueda circular más rápido, se siente reprimido en la carcasa de su vehículo, y aunque casi no comete errores, cuando los comete, estos son severos y se convierten en cuasi siniestros o culminan en eventos que le generan más frustración que aprendizaje.

El Ciudadano conductor

Este perfil de los tipos de conductores no es técnicamente perfecto, carece incluso de algunas destrezas que el “solamente conductor”. Sin embargo, la esencia que lo caracteriza es que se asume como un ciudadano en todo momento, tanto dentro como fuera del vehículo, es decir; que reconoce el derecho de desplazamiento de cualquier persona en cualquier medio de transporte, reconoce y está consciente de la vulnerabilidad de la persona en cualquier rol de la vialidad, tanto como peatón, pasajero o conductor, por lo que buscará el cuidado de estos.

Su reflejo inmediato está en la cortesía, sin embargo, tiene otras virtudes como la observación, el análisis y el aprendizaje. Su percepción de riesgos está en constante alerta y dispuesta a moldearse, es prudente, autocrítico. 

Un punto que también lo caracteriza es que cuando se baja de su vehículo, reconoce la vulnerabilidad del conductor y trata de ayudarlo.

DriVR, te ayuda a identificar los comportamientos más sobresalientes en tu conducción, te apoyará junto con todo nuestro equipo a identificar como potencializarlos, ya que, salvo la habilidad de manejo, la conducción, la prevención y la cortesía, son una elección.

Leave A Comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

Close Bitnami banner
Bitnami